CÓDIGO DE INTEGRIDAD

Descargar archivo
Imagen decorativa

La lucha contra la corrupción y la promoción de la transparencia y la ética pública han sido siempre grandes preocupaciones del Estado colombiano. En los últimos años han entrado en vigencia dos premisas fundamentales para su realización que nos invitan a pensar en nuevas estrategias de acción:                  

  • Servidores públicos convencidos de la importancia de su tarea
  • Nuevas metodologías para obtener resultados diferentes

Las entidades públicas están compuestas por servidores públicos, es decir, por ciudadanos que dedican su vida a servir a la sociedad desde la administración pública.

Esta premisa sencilla conduce a una idea muy importante que fue contemplada en el Plan Nacional de Desarrollo “Prosperidad para todos” (2010 – 2014): “el reto de construir un Buen Gobierno implica también contar con servidores públicos con una cultura ética y de servicio a la sociedad, que estén absolutamente convencidos de la dignidad e importancia de su tarea”. Para consolidar un servicio público verdaderamente eficiente y transparente es necesario lograr cambios concretos en las percepciones, actitudes y comportamientos de los servidores públicos en torno a la integridad en la Administración Pública y su papel personal dentro de este gran reto.

El Código de Integridad se constituye en un instrumento innovador que busca trabajar de la mano con los servidores públicos para precisamente recapacitar, cómo podemos hacer las cosas de manera distinta para tener mejores resultados en nuestras entidades y frente a los ciudadanos a quienes servimos.

Para esto, se han identificado y evidenciado los valores del servicio público colombiano a través de unos estándares de comportamiento íntegro para las personas que trabajamos en las entidades públicas colombianas. Nuestros valores son:

HONESTIDAD

Actúo siempre con fundamento en la verdad, cumpliendo mis deberes con transparencia y rectitud, y siempre favoreciendo el interés general.

RESPETO

Reconozco, valoro y trato de manera digna a todas las personas, con sus virtudes y defectos, sin importar su labor, su procedencia, títulos o cualquier otra condición.

COMPROMISO

Soy consciente de la importancia de mi rol como servidor público y estoy en disposición permanente para comprender y resolver las necesidades de las personas con las que me relaciono en mis labores cotidianas, buscando siempre mejorar su bienestar.

DILIGENCIA

Cumplo con los deberes, funciones y responsabilidades asignadas a mi cargo de la mejor manera posible, con atención, prontitud, destreza y eficiencia, para así optimizar el uso de los recursos del Estado.

JUSTICIA

Actúo con imparcialidad garantizando los derechos de las personas, con equidad, igualdad y sin discriminación.

Equidad

Promuevo la igualdad, más allá de las diferencias de género, raza, cultura, creencias religiosas o los sectores económicos a los que pertenezca una persona.

TRANSPARENCIA

Como servidor público me enfoco en llevar a cabo prácticas y métodos a la disposición pública, sin tener nada que ocultar.